Overview

En 2015, el consumo de energía final en España, usos no energéticos excluidos, ascendió a 80,29 Mtep, un 0,1% superior al consumo del 2000. El transporte, con el 41,6% del consumo, mantiene su protagonismo. Le sigue la industria, con el 23,5% de la demanda, si bien este sector mantiene una progresiva pérdida de peso relativo en la estructura de la demanda así como en su aportación al PIB, en correspondencia con la terciarización de la economía, que se ha visto reforzada en el contexto de la crisis. El sector edificios representa el 31% del consumo - 18,5% imputable al sector residencial y 12,5% al sector servicios-. 

Figura 1: Consumo de energía final por sectores (corrección climática) (2000,2015)

Source: ODYSSEE

La eficiencia energética, expresada mediante el índice ODEX, muestra un progreso continuo en el periodo 2000-2015 a un ritmo medio anual del 1,5% (22,2% acumulado). Destaca la contribución del transporte y de la industria, por su mayor peso en la demanda, con mejoras del 0,9%/año y 1,7%/año. A partir del 2008 bajo el efecto de la crisis la mejora de la industria se atenúa, mientras que el sector servicios no registra ningún progreso. El sector residencial y el transporte han seguido mejorando, incluso a un ritmo más intenso, 3,8 y 1,3%, posiblemente debido a mejoras tecnológicas inducidas por las regulaciones relativas a los edificios, equipamiento y vehículos.

Figura 2: índice Técnico de Eficiencia Energética (2000-2015)

Source: ODYSSEE

El Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética 2017-2020 fija, en coherencia con el artículo 3 de la Directiva 2012/27/UE, un objetivo indicativo de consumo de energía final de 87,236 Mtep en 2020 en España, equivalente a un ahorro de energía de 11,223 Mtep. Por otra parte, de acuerdo con el artículo 7 de dicha Directiva, se fija un objetivo vinculante de ahorro de energía final de 15,979 Mtep entre 2014 y 2020—.

Para el cumplimiento de estos objetivos, se cuenta con una combinación de medidas alternativas, y de un sistema de obligaciones de ahorro energético sobre las empresas comercializadoras y distribuidoras de productos energéticos. Esto último, junto al Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE), fue establecido por la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Las partes obligadas deben realizar una contribución financiera anual al FNEE para cumplir con la obligación impuesta.

Alternativamente, la Ley señala que podrá establecerse un mecanismo basado en Certificados de Ahorro Energético. Actualmente, no se ha producido el desarrollo reglamentario necesario, por lo que las obligaciones se realizan mediante una aportación al Fondo en base a la equivalencia financiera fijada cada año.

Tabla 1: Selección de medidas transversales

MeasuresNEEAP measuresDescriptionExpected savings, impact evaluationMore information available
Fondo Nacional de Eficiencia EnergéticayesEl Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNEE), adscrito al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD), a través de la Secretaría de Estado de Energía, tiene como objeto la financiación de mecanismos de apoyo económico, financiero, asistencia técnica, formación, información u otras medidas con el fin de aumentar la eficiencia energética en los diferentes sectores consumidores de energía, de forma que contribuyan a alcanzar el objetivo de ahorro energético nacional que establece el sistema nacional de obligaciones de eficiencia energética previsto en el artículo 7 de la Directiva 2012/27/UE.HighLink
Programa Operativo FEDER de Crecimiento Sostenible (POCS)/Eje: Economía Baja en Carbono yesEl Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020 (POCS), tiene por objetivo principal aumentar la cohesión económica, social y territorial de España y sus regiones, en línea con la Estrategia Europa 2020. El programa se estructura en 4 ejes temáticos. El IDAE ha sido designado como Organismo Intermedio para la gestión de las ayudas contempladas en el eje Economía Baja en carbono. El 70% de todo el presupuesto aprobado dentro del mismo se destinará a financiar acciones de eficiencia energética. Se estima que la aplicación de estos fondos en actuaciones de eficiencia producirá un ahorro acumulado de 4.961 ktep, contribuyendo al cumplimiento del objetivo asumido por España en conformidad con el artículo 7 de la Directiva 2012/27/UE.HighLink
La Ley 15/2012, de 27 de diciembre, de medidas fiscales para la sostenibilidad energéticayesEsta Ley, en vigor desde el 1 enero de 2013, estableció con carácter permanente mecanismos de carácter impositivo encaminados a enviar a los consumidores finales de energía una señal de precio adecuada, de forma que se fomente su uso racional y eficiente, en línea con los principios básicos que rigen la política fiscal, energética y ambiental de la Unión Europea, y con el objetivo último de servir de estímulo para mejorar los niveles de eficiencia energética.HighLink
Source: MURE

Buildings

En 2015 el 73% de la demanda energética de los edificios se concentró en la calefacción (39,6%) y el equipamiento eléctrico (30,3%). El agua caliente, aire acondicionado y cocina, respectivamente, supusieron el 12,1%, 5,2% y 9,2% del consumo. En el periodo 2000-2008, la demanda energética de los edificios creció a una tasa del 3,6%/año, impulsada por el equipamiento eléctrico (+5,6%/año) y la calefacción (+2,6%/año). Desde el inicio de la crisis en 2008 la demanda se contrajo un 0,1%/año. Con excepción del equipamiento eléctrico cuya demanda creció aunque a un ritmo menor (+2%/año), los restantes usos disminuyeron su consumo entre el 0,1%/año (calefacción) y el 3,3%/año (ACS).

Figura 3: Consumo energético de la calefacción por m2 (2000-2015)

Source: ODYSSEE

Figura 4: Consumo energético unitario por usos finales (2000, 2015)

Source: ODYSSEE

Durante el periodo 2000-2015, el consumo energético del sector residencial aumentó un 2,9 Mtep, principalmente como resultado del incremento del número de viviendas ocupadas, sobre todo en el periodo anterior a la crisis. Otro factor ha sido el aumento del confort, derivado del aumento en la tasa de equipamiento de los hogares así como del desplazamiento hacia viviendas de mayor superficie. Estas contribuciones se ven parcialmente compensadas por los ahorros energéticos en los hogares que suponen una disminución del consumo de 5 Mtep.

Figura 5: Determinantes principales de la variación del consumo energético de los hogares (2000-2015)

Source: ODYSSEE

En el periodo 2003-2010, el consumo eléctrico unitario se incrementó un 2,4%/año, por encima del consumo energético unitario (+1,5%/año), lo que responde a las necesidades de iluminación, climatización, equipamiento ofimático, tecnologías TIC. Desde el 2012 se observa una tendencia a la baja, más acusada en el consumo eléctrico, posiblemente relacionado con el efecto combinado de la subida de precios de la electricidad y de la crisis.

Figura 6: Consumo energético y eléctrico del sector servicios por empleados (corrección climática) (2000-2015)

Source: ODYSSEE

En el sector edificios las actuaciones implementadas son acordes a las directrices comunitarias, en particular la Directiva 2012/27/UE y la Directiva 2010/31/UE. En cuanto a esta última Directiva, en los últimos años se han producido avances legislativos para su transposición mediante una serie de disposiciones normativas que incrementan los niveles de exigencia en el Código Técnico de la Edificación (Orden FOM/1635/2013), el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (Real Decreto 238/2013) y la Certificación energética de los edificios (Real Decreto 235/2013). Respecto a la Directiva 2012/27/UE, se cuenta con medidas según lo dispuesto en los artículos 4, 5, 6 y 7. Entre éstas, destacan la Estrategia Española para la Rehabilitación Energética en el Sector de la Edificación, las medidas dirigidas a la renovación energética de los edificios del sector público, la Ley 15/2014, de racionalización del Sector Público, así como medidas de apoyo económico como el Programa PAREER-CRECE. En relación al alumbrado público, el Reglamento de la eficiencia en instalaciones de alumbrado público (Real Decreto 1890/2008), junto a las mejoras tecnológicas de los últimos años ha permitido un progreso significativo en la eficiencia energética en este ámbito. Esto se completa con el Programa de ayudas para la renovación de las instalaciones de alumbrado exterior.

Tabla 2: Selección de las políticas y medidas del sector edificios

MeasuresDescriptionExpected savings, impact evaluationMore information available
Programa de ayudas para la rehabilitación energética de edificios existentes del sector residencial, uso vivienda y hotelero (PAREER-CRECE)El programa, con un presupuesto total de 200 M€, tiene como fin promover la mejora de la eficiencia energética y el uso de energías renovables en el parque de edificios existentes de uso residencial y hotelero.MediumLink
Ley 15/2014, de racionalización del Sector Público. Esta Ley incentiva la adquisición de edificios de alto rendimiento energético por parte de las Administraciones Públicas y obliga a adquirir productos de alto rendimiento. MediumLink
Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbana, 2013-2016.Este Plan, tiene entre sus objetivos la promoción de la rehabilitación energética de edificios de viviendas. Incluye varios programas, de los cuales destaca el programa de fomento de la rehabilitación edificatoria, orientado a la mejora de su eficiencia energética. Un requisito necesario para la obtención de estas ayudas es que las actuaciones conduzcan a una reducción de la demanda energética anual de calefacción y refrigeración del edificio, referida a la certificación energética, de al menos un 30% sobre la situación previa a dichas actuaciones.MediumLink
Source: MURE

Transport

El transporte por carretera representa el 80% del consumo en transporte. Le sigue el transporte aéreo con el 16,9% del consumo. El transporte fluvial y ferroviario en conjunto apenas alcanzan el 3% del consumo. Los vehículos privados absorben el 51,8% del consumo en carretera, mientras que el transporte de mercancías, el 42,3%.

Figura 7: Descomposición del consumo energético del transporte por modos y tipos de vehículos (2000,2015)

Source: ODYSSEE

El transporte de pasajeros representa el 64,2% del consumo del transporte. El tráfico de pasajeros desde el 2000 apenas ha crecido un 0,3%/año debido a la crisis (+1,8% en el periodo anterior) . El transporte público mantiene una cuota estable (19%), con un incremento del tráfico ferroviario (+0,2%/año) frente a los autobuses (-0,5%/año).

Figura 8: Distribución del tráfico de pasajeros según modos y medios de transporte (pkm) (2000,2015)

Source: ODYSSEE

El transporte de mercancías absorbe cerca del 40% del consumo energético del sector. El declive de la actividad económica desde el 2008 ha tenido un mayor impacto en el tráfico de mercancías, que ha disminuido un 3,9%/año, principalmente en carretera (-2,9%/año) mientras que el tráfico marítimo o fluvial, prácticamente, se han mantenido estables en el periodo 2008-2015.

Figura 9: Distribución del tráfico de mercancías según modos y medios de transporte(2000,2015)

Source: ODYSSEE

El consumo energético del transporte aumentó ligeramente  (+0,6 Mtep) en el periodo 2000-2015. Las mejoras tecnológicas junto a una pequeña contribución del cambio modal supusieron una disminución del consumo (-4,9 Mtep), contrarrestando en gran medida los efectos asociados al comportamiento y uso de los vehículos (+5,1 Mtep)debido a la caída de la capacidad de carga inducida por la crisis y al repunte de la demanda (+0,4 Mtep) asociada a un incremento de la actividad ligada a la recuperación económica a partir del 2014.

Figura 10: Determinantes principales de la variación del consumo energético del transporte (2000-2015)

Source: ODYSSEE

Las actuaciones del transporte responden a tres tipologías: mejora de la eficiencia del parque automovilístico; promoción del cambio modal; y uso eficiente de los medios de transporte. Del primer tipo destacan los Programas de ayudas a la adquisición de vehículos (PIVE, MOVELE, PIMA Aire y MOVEA) y del segundo, los Programas de ayudas al cambio modal y uso eficiente de los modos de transporte y actuaciones de eficiencia en el sector ferroviario. Respecto al tercero, para el permiso de conducción de vehículos turismo e industriales, el sistema de enseñanza incluye desde el 2014 técnicas de conducción. Asimismo, se incentiva el uso de los vehículos limpios mediante imposición a la matriculación según emisiones de CO2 y la clasificación de vehículos según potencial contaminador.

Tabla 3: Selección de políticas y medidas del sector transporte

MeasuresDescriptionExpected savings, impact evaluationMore information available
Planes PIVE (Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente)Estos programas, gestionados por el IDAE, han ido destinados a promover el achatarramiento de vehículos turismos (M1) y comerciales (N1) con antigüedad mínima de 10 y de 7 años, respectivamente. El incentivo estaba ligado a la adquisición de vehículos nuevos, de categorías M1 y N1, de clase energética A y B, en el caso de vehículos M1, y de emisiones de CO2 inferiores a 160 gr/km, para los de categoría N1. Igualmente, se ha incentivado la adquisición de vehículos eléctricos, híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida, así como los de motorización de GLP o gas natural, con menos de 160 gr/km de emisiones de CO2.HighLink
Plan de Impulso a la Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas (MOVEA)El Plan MOVEA es una medida que forma parte de la Estrategia de Impulso del Vehículo con Energías Alternativas (VEA). Este Plan, dotado inicialmente de un presupuesto de 16,6 M€, se dirige a incentivar la adquisición de vehículos de energías alternativas, así como la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en zonas de acceso público.HighLink
Programa de ayudas para actuaciones de eficiencia energética en el sector ferroviarioEste programa, cuenta con un presupuesto inicial máximo de 13 M€, dirigido a financiar actuaciones correspondientes a las siguientes tipologías: mejora de la eficiencia energética mediante el frenado regenerativo de trenes; Estrategias de ahorro energético en la operación del tráfico ferroviario; mejora de la eficiencia en edificios ferroviarios existentes; mejora de la eficiencia en alumbrado exterior y señalización; y mejora de la eficiencia en instalaciones ferroviarias.MediumLink
Programa de ayudas cambio modal y modos de transporteEste programa busca incentivar la realización de planes de transporte sostenible al centro de trabajo, con el fin de conseguir cambios importantes en el reparto modal, con una mayor participación de los modos más eficientes, y, por otra parte, seguir avanzando en mejoras en la gestión de flotas. Este programa, cuenta con un presupuesto inicial máximo de 8 M€, destinado a financiar actuaciones enmarcadas en las tipologías siguientes: planes de transporte sostenible al centro de trabajo (PTT): gestión de flotas de transporte por carretera; cursos de conducción eficiente para conductores de vehículos industriales. MediumLink
Clasificación y etiquetado de turismos y furgonetas según su potencial contaminadorMediante la Instrucción 15/V-110 de 7 de abril de 2015, se presentó la etiqueta «cero emisiones» que ostentarán los vehículos eléctricos (de batería (BEV), de autonomía extendida (REEV), híbridos enchufable (PHEV) con una autonomía mínima de 40 km en modo eléctrico, con célula de combustible (FCEV)) o de hidrógeno (HICEV). Mediante Resolución de 13 de abril de 2016, de la Dirección General de Tráfico se han aprobado las etiquetas «cero», «ECO», «C» y «B», que clasifican al 50% del parque en función de su potencial contaminador. Esta medida contribuirá a una mayor penetración de vehículos más eficientes y menos contaminantes.MediumLink
Source: MURE

Industry

La industria representa el 24% de la demanda energética total. Este consumo se ha reducido desde el 2000 a una tasa del 1,9%/año. Esta reducción es especialmente acusada en el periodo 2008-2015  (-4,4%/año). El 75% del consumo se concentra en cinco ramas intensivas— metalurgia, minerales no metálicos , química, alimentación y pasta y papel-.

Figura 11: Consumo energético según ramas de la industria (2000,2015)

Source: ODYSSEE

Entre las ramas intensivas destacan el cemento, acero y papel cuyos consumos unitarios se han incrementado significativamente en el contexto de la crisis, especialmente el cemento (+4,5%/año desde el 2008). Esta evolución responde a la caída de la capacidad productiva, que penaliza la eficiencia de los equipos utilizados, marcando una ruptura de la tendencia anterior asociada a mejoras de eficiencia implementadas.

Figura 12: Consumo energético unitario de las ramas intensivas de la industria (toe/t) (2000-2015)

Source: ODYSSEE

En el periodo 2000-2015, el consumo energético de la industria disminuyó 6,7 Mtep. A ello contribuyeron principalmente tres factores: la actividad, especialmente afectada por la recesión a partir del 2008; cambios estructurales; y ahorros energéticos asociados a mejoras tecnológicas. En conjunto estos factores redujeron el consumo 12,3 Mtep en dicho periodo, contrarrestando el efecto asociado a la ineficiencia en el funcionamiento de las instalaciones, causada por la crisis, que supuso un incremento  del consumo de 2,3 Mtep.

Figura 13: Determinantes principales de la variación del consumo energético de la industria

Source: ODYSSEE

En el marco de los Planes de Acción de Ahorro y Eficiencia, se han ido incorporado diversas medidas dirigidas a la mejora tanto de la gestión energética, como de los procesos y equipamientos propios del sector industrial. Entre estas medidas destacan el Fondo de Inversión JESSICA-FIDAE y el Programa de ayudas PYMES y Gran Empresa, que tienen como objeto facilitar la realización de actuaciones de mejora y gestión de la eficiencia energética en la industria.

Tabla 4: Políticas y medidas del sector industria

MeasuresDescriptionExpected savings, impact evaluationMore information available
Programa de ayudas PYME y gran empresa sector industrialEste Programa, dotado inicialmente de un presupuesto de 49 M€, se dirige a financiar actuaciones correspondientes a las siguientes tipologías: mejora de la tecnología en equipos y procesos industriales; e implantación de sistemas de gestión energética.HighLink
Source: MURE